Las condiciones para lograr oportunidades

Por Félix Peña

Turbulencias, incertidumbres, desplazamiento veloz de ventajas competitivas. Son rasgos cada vez más evidentes del entorno internacional en el cual las empresas intentan competir. Los acontecimientos críticos evidentes en la economía mundial en estas últimas semanas indican que nada está garantizado. Ni el llamado viento de cola, ni el desacople, ni el precio de los productos básicos.

En tal contexto, tener éxito en el esfuerzo exportador del país requerirá que por lo menos tres condiciones sean reunidas -además de una razonable estabilidad macroeconómica-. Son, las estrategias ofensivas de las empresas para su inserción en mercados externos; el apoyo que en el plano de la inteligencia competitiva reciban de sus propias instituciones empresarias, y la obsesión por colocarse en la perspectiva de la demanda externa.

Estrategias

Empresas con estrategias ofensivas son aquellas que se insertan en redes de producción y de servicios, de escala regional y global. O que desarrollan las propias mediante inversiones. Muchas veces implica la asociación con empresas de otros países. Ejemplos recientes son los del Grupo Los Grobo, al asociarse con capitales brasileños, y de Exolgan, al asociarse con el puerto de Singapur.
Instituciones empresarias al servicio de estrategias ofensivas de las empresas son aquellas en condiciones de contribuir a la inteligencia competitiva de sus socios. Ejemplo reciente es el detallado estudio sobre los intereses de las empresas brasileñas en América del Sur, que acaba de colocar en su página web la Confederación Nacional de Industrias del Brasil ( http://www.cni.org.br) .

Obsesiones

Y empresas obsesionadas por sus clientes externos son aquellas que -como planteó Elvio Baldinelli recientemente en esta columna- piensan lo que pueden producir para el mundo, en función de la identificación previa de gustos y preferencias predominantes en los clientes del exterior, donde sea que estén. Implica un gran esfuerzo por captar lo que se demanda y de posicionarse para ofrecerlo en tiempo oportuno y con calidad. Las fuentes de información pueden ser numerosas: socios externos; antenas de la Cancillería distribuidas en el mundo; navegación experta por Internet; viajes y ferias; turistas extranjeros; mochileros y diáspora argentina en numerosos países. La empresa con intereses ofensivos, inserta en redes transnacionales y con el apoyo de sus cámaras, puede lograrlo sin muchas dificultades.

El autor dirige el Instituto de Comercio Internacional de la Fundación Standard Bank. En Internet: http://www.felixpena.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: